Cuando se presentan conflictos en los cuales la situación puede ser desventajosa para ambos lados, la recomendación es seguir un proceso que permita solventar el litigio fuera de un tribunal, y la mediación es en este caso el canal que permite alcanzar dicho objetivo.

La mediación legal busca encontrar puntos favorables que permitan la solución de los conflictos y crear un acuerdo con el que queden satisfechas ambas partes por medio de un proceso pacífico.

Basándose en estrategias comunicativas, trato empático, negociación y propuestas de solución se lleva a cabo este proceso; pero no se debe pensar que es un convenio sin ningún tipo de valided legal. Recuerda: estamos hablando de un proceso judicial.

Por ello, si te encuentras en medio de una situación que requiera mediación, necesitarás a alguien calificado en normativas jurídicas y con experiencia en este tipo de casos. ¿Por qué?

¿Bajo qué circunstancias se aplica la mediación?

En casos de conflicto de intereses, limitación de información en sociedades, problemas por estructuras en uso e incluso de relaciones personales o valores morales puede ser necesario un proceso de mediación.

Lo más complicado de todos estos casos es encontrar un punto de ventaja en común del cual iniciar la elaboración de propuestas y medidas, sobre todo en los casos de relaciones personales (los cuales son algo complicados) o puntos de vista morales.

Los casos en los que se necesite compensar algún sentimiento de agravio se hacen un poco más sencillos, pero se requiere de una buena investigación y recopilar información pertinente para poder proceder.

¿Por qué se tocan tantos tópicos que parecen incensarios a nivel judicial? Porque de no atenderse de la forma adecuada, todo tipo de problema puede perjudicar a la sociedad y a la comunidad. Por ello se trata con tanto esmero de resolver estos casos sin importar si el motivo es económico o emocional.

La solución de estos conflictos a manos de un ente legal permite también sembrar precedentes y estructurar nuevos métodos para resolver futuros percances. Si vives una situación que pienses que amerita una mediación legal asesórate, quizás es lo que necesitas para decirle adiós a tus inconvenientes.