Los desahucios han formado parte de múltiples escenarios en tribunales desde hace años, y por desgracia este problema continúa. Si bien muchos de éstos logran solventarse sin llegar a una instancia judicial, esta medida sigue afectando a muchas familias en España.

Si te encuentras en medio de un proceso como este, lo más urgente que debe hacer es buscar asesoría profesional. Debido al aumento de estos casos, la capacitación de abogados en esta temática también se ha incrementado, por lo que encontrar una ayuda en este campo no será muy complicado.

¿Qué implica un desahucio?

Hay ciertas cosas que debe saber antes de proceder, la primera de ellas es la más simple: ¿Qué es un desahucio? Los desahucios son procesos judiciales en los que se solicita el pago inmediato de las deudas acumuladas de un inquilino y su desalojo pronto de la propiedad. Literalmente es un mecanismo judicial para enfrentar el incumplimiento de pagos de inmuebles.

Esto parece algo natural y simple, así que, ¿dónde está la necesidad de ayuda? Dependiendo de las circunstancias que lleven a la solicitud del desahucio pueden tomarse medidas que beneficien a ambas partes, pues por desgracia, lo más común es que un desahucio genere inconvenientes tanto para inquilinos como para propietarios. Pero no te confundas, esto no significa que puedas ignorar el proceso mientras decides qué hacer.

Acciones inmediatas

Lo mejor que puedes hacer es recopilar pruebas a tu favor en caso de que el desahucio sea injustificado. El que este proceso se detenga dependerá únicamente de que puedas demostrar que has realizado el pago de tus deudas y que cuentas con los ingresos para no incurrir de nuevo en ellas.

Por lo general este proceso toma poco tiempo, y una vez iniciado se establece un plazo no mayor a 10 días para que puedas decidir si te opondrás o aceptarás el desahucio. De aceptarlo, el desahucio será rápido, de oponerte, será necesario un juicio para resolver el problema por sentencia.

El método de pago de ser aprobado el desahucio varía dependiendo de la situación de la propiedad, pudiendo ser a través de subasta, venta o traspaso de la propiedad (en caso de préstamos a bancos), o pago inmediato o bajo acuerdo.

Pero sin importar la situación el desalojo será inmediato, por lo que asesorarte y solicitar ayuda profesional es la mejor opción.