A todos nos da en cierto modo más o menos pánico el hecho de entrar a un quirófano. Dependiendo de la gravedad de la operación la preocupación es mayor o menor y a veces no caemos en más detalles que en eso.

Cuando tenemos que permanecer hospitalizados por la causa que sea debemos tener en cuenta una serie de cosas muy importantes como pacientes. Sin duda las más destacables son nuestros derechos en el momento en el que permanecemos en el hospital. A continuación relatamos cuáles son, ya que conviene conocerlos para poderlos defender en un momento dado.

El Derecho a la información asistencial es muy importante, el titular del derecho a esta información es el paciente, aunque las personas que están relacionadas con él pueden conocer dicha información en la medida en que el paciente lo permita, de forma expresa o tacita. Además, el paciente podrá designar quién será el representante anticipadamente para que tome las decisiones pertinentes.

La información debe ser veraz, suficiente y debe comunicarse de manera comprensible y adecuada a las necesidades del paciente que se trate para que pueda tomar decisiones libremente. Además, la información debe especificar cuál es la finalidad de la intervención, sus consecuencias y sus riesgos.

El médico responsable del paciente es quien debe garantizar que se cumple su derecho a la información, aunque si otros profesionales le han atendido también son responsables de informarle al respecto.

La ley establece que cuando el paciente ingresa tiene derecho a que se le asigne un médico y debe conocer su nombre. En caso de ausencia, otro facultativo del equipo deberá asumir la responsabilidad.

En cuanto a la información epidemiológica, los ciudadanos deben conocer los problemas sanitarios de la comunidad que puedan afectar a su salud. Además, tienen derecho a que se difunda de forma veraz y adecuados para la protección de la salud.

Por otro lado, la intimidad de los pacientes es un aspecto que debe preservarse cuando se les atiende. No se trata únicamente de la confidencialidad de los datos, su imagen o su honor, sino de la cantidad de profesionales que van a pasar a ver a una persona que está siendo atendida.

Como recogíamos anteriormente, conviene tener en cuenta todos estos derechos en el momento en el que acudimos a un hospital, aunque lo más importante de todo es una pronta recuperación total en el momento en el que nos intervienen en el hospital.