Los trabajadores autónomos y las pequeñas y medianas empresas representan uno de los principales motores de nuestra economía. Por ello, es frecuente que se publiquen disposiciones que regulen su situación. La Ley 20/2007, de 11 de julio, reguló el llamado Estatuto del Trabajo Autónomo y creó la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente en sus artículos 11 y siguientes. Así, obtenían esta consideración si su facturación dependía fundamentalmente de una empresa determinada.

Nueva reforma para los autónomos

Mucho se ha hablado en los últimos tiempos de los trabajadores autónomos. Finalmente se ha llegado a un acuerdo con los agentes sociales. A partir del mes de enero de 2019, la cuota mínima mensual quedará fijada en 283 euros, sube por ende cinco euros. Igualmente subirán las bases mínimas de cotización hasta los 944,40 euros al mes. El tipo mínimo de cotización general también sube hasta el 30%.

La conocida como tarifa plana también pasará de 50 a 60 euros mensuales. Las mejoras en las prestaciones llegan en materia de desempleo. El periodo mínimo de protección se dobla de dos a cuatro meses (si se han cotizado de 12 a 17 meses), al igual que el período máximo de 12 a 24 mensualidades si se han cotizado de 48 meses en adelante.

Nuevas infracciones contra los falsos autónomos

Para combatir la lacra de los falsos autónomos, las sanciones se endurecen de manera destacada, oscilando entre los 3.126 y los 10.000 euros para los casos más graves. Las nuevas formas de economía colaborativa y determinadas plataformas de reparto han puesto el foco en un problema al que dar cobertura legal. Las primeras decisiones administrativas y judiciales se esperan con impaciencia. Deberemos permanecer atentos.

Recuerda que un buen asesoramiento puede evitarte problemas futuros y cuantiosas sanciones. Rodéate de profesionales con experiencia que se ciñan a la normativa de aplicación, tan cambiante como hemos podido ver.